Todo sirve para el bien

Todo sirve para el bienLa pregunta saca la respuesta,
el confinamiento, el silencio.
La soledad percibe la presencia.
El desierto propicia el amor divino

La naturaleza serena la mente.
El viento esparce los arrayanes.
El firmamento cobija en la intemperie.
La visión se pierde en embeleso.

Cruza el buitre el vacío del vértigo
y las grullas anuncian primavera.
Gracias al virus detuve mis pisadas
y contemplé de nuevas el entorno.

Podría perecer ensimismado,
quedar atrapado en mi ego falso,
mas se ha abierto una ventana
al infinito mundo del Misterio.

Casi se agradece la parada,
si no fuera porque otros mueren.
Es mejor encontrar siempre sentido,
aunque la noche se cierne.

Inmensidad a tientas recorrida,
sin saber decir lo percibido.
Es gozo, paz, hasta contento,
de penetrar por inéditas estancias

No te digo que vengas, si no quieres,
pero más allá del contratiempo,
es posible transfigurar el tiempo,
y convertir las horas en destellos.

AutorMeditación

© Buenafuente del Sistal 2022   |   Aviso Legal

Síguenos en Youtube:        Instala nuestra App: