TEXTO EVANGÉLICO

Vosotros sois la sal de la tierra. Pero si la sal se vuelve sosa, ¿con qué la salarán? No sirve más que para tirarla fuera y que la pise la gente. Vosotros sois la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad puesta en lo alto de un monte. Tampoco se enciende una lámpara para meterla debajo del celemín, sino para ponerla en el candelero y que alumbre a todos los de casa. Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en los cielos” (Mt 5, 13-16).

COMENTARIO

V Domingo Tiepo Ordinario 2023 El domingo pasado escuchábamos las Bienaventuranzas, y dos de ellas prometían la felicidad en el tiempo presente: “Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos”, y “Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos”. Hoy el evangelista sigue afirmando en presente: “Vosotros sois la sal de la tierra”, “Vosotros sois la luz del mundo”.

En la resonancia de los misterios celebrados en Navidad, acabamos de culminar la cuarentena con la fiesta de la Presentación del Niño Jesús en el templo. Deberíamos ser conscientes de la identidad a la que hemos sido elevados por gracia, por el misterio de la Encarnación.

Jesús es contundente, cuando afirma: “Vosotros sois mis amigos”. San Pablo en distintas cartas asegura: “Vosotros sois el cuerpo de Cristo”. “Vosotros sois hermanos”. “Vosotros sois uno en Cristo Jesús”. “El crecimiento espiritual no se mide por el grado en que uno experimenta fenómenos místicos o beneficios para la salud personal, sino por el grado en que uno refleja cada vez más la imagen de Dios” (Vincent Pizzuto). “Brille así vuestra luz ante los hombres”.

PROPUESTA

¿Eres consciente de tu identidad cristiana?

© Buenafuente del Sistal 2024   |   Aviso Legal

Síguenos en Youtube:        Instala nuestra App: