TEXTO BÍBLICO

Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre para que todo el que crea en él tenga vida eterna.” (Jn 3, 14-15)

COMENTARIO

¿Cómo es posible que Jesús evoque la imagen de la serpiente levantada en estandarte, cuando este animal es símbolo del Tentador y del pecado? ¿Acaso con esta referencia, Él se presenta asumiendo el pecado, clavándolo en el madero redentor? “Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y en orden al pecado, condenó el pecado en la carne” (Rom 8, 3) En el cuerpo de Cristo hemos vencido al pecado, con su muerte siempre tenemos acceso al perdón. Lo que nosotros merecíamos por nuestras culpas, lo ha pagado Él con su ofrenda. Quien mira al Crucificado se salva de la mordedura de la conciencia irredenta por saberse reconciliado con Dios. En la Cruz se nos ofrece el salvoconducto de la misericordia.

LA EXALTACIÓN DE LA CRUZ

La fiesta de la Exaltación de la Cruz tiene su origen en el rescate del poder de los persas de la reliquia de la Santa Cruz, en tiempos del emperador Heraclio, el año 628. El emperador quiso introducirla en Jerusalén ataviado con ropajes magníficos, y cuenta la tradición que se vio impedido, hasta que se despojó de los vestidos de emperador y portó la Santa Cruz vestido con sayal. La fecha del 14 de septiembre se debe a que es el día aniversario de la consagración del Templo del Santo Sepulcro de Jerusalén, que tuvo lugar el año 335. Y hay quien afirma que desde la fecha del 6 de agosto, la Transfiguración, hasta este día transcurre la cuarentena luminosa. Hoy es también el quincuagésimo tercer aniversario de mi ordenación sacerdotal, y la fiesta de Buenafuente en honor del Cristo de la Salud.

PROPUESTA

“Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos, que por tu Santa Cruz redimiste el mundo”.

© Buenafuente del Sistal 2022   |   Aviso Legal

Síguenos en Youtube:        Instala nuestra App: